meta de la vida

Cuales son tus metas para esta vida?

¿Son tus metas formuladas realmente lo que quieres lograr?

Vale la pena pensar en ello y formular metas de vida que valen la pena.

Todos los conocen y todos los tienen: metas en la vida. “Quiero algún día (…) haber hecho o experimentado”, o: “Quiero (…) crear/encontrar/etc.”

Estas metas tienen mucho sentido porque nos motivan a seguir nuestro camino y nos impiden quedarnos quietos en la vida. Pero, ¿se formulan siempre los objetivos de manera significativa y rentable?

Cada uno tiene sus propios objetivos y tiene que decidir por sí mismo. Como no sé qué objetivos concretos de vida te has fijado, se me ha ocurrido algo: Estaba pensando en cuáles son los objetivos de vida que la mayoría de la gente se fija, cuáles son los más generales.

En este artículo me gustaría presentarles un total de 3 de ellos y mostrarles por qué no están formulados de manera óptima. También haré propuestas sobre cómo hacerlas más rentables. Sobre la base de esto, también puedes comprobar tus propios objetivos de vida y, si es necesario, alinearlos de forma más positiva. Vamos a empezar!

1. Quiero encontrar mi alma gemela y ser feliz con ella

Por supuesto que este es un deseo significativo, porque todos anhelamos a esta persona que nos entiende sin palabras, nunca se aparta de nuestro lado y con quien podamos compartir toda nuestra felicidad. Pero no todas las personas tienen la suerte de encontrar exactamente a esta persona. Al menos no en poco tiempo. Es por eso que rápidamente se vuelven infelices, frustrados, solitarios y pierden la confianza en sí mismos. Un pequeño cambio de perspectiva puede ayudar aquí!

Aquellos que no se aman a sí mismos y no están contentos consigo mismos no estarán contentos con la mejor pareja a su lado. Si no nos amamos a nosotros mismos y no estamos convencidos de que somos amables, ¿por qué alguien más sentiría algo así por nosotros?

Si necesitas que otra persona sea feliz, no es amor, es dependencia. Sí, sé que suena difícil. Pero piénsalo: El propósito de una sociedad no debe ser hacer feliz al otro porque él mismo no puede hacerlo. Una sociedad es un lujo entre dos personas felices que comparten su felicidad juntos.

Aquellos que pueden ser felices solos, aceptarse a sí mismos, respetarse y amarse a sí mismos, y que han desarrollado confianza en sí mismos, están verdaderamente listos para conocer a otra persona feliz con la que pueden compartir su felicidad. Los que están contentos consigo mismos no se dejan arrastrar por la falta de pareja, sino que también disfrutan de su tiempo a solas o en compañía de buenos amigos. Por lo tanto, el objetivo mencionado al principio también podría formularse de esta manera: Quiero encontrarme, aprender a amarme y a ser feliz. Me gustaría compartir esta felicidad con una persona especial.

Este objetivo no causa frustración, sino más bien que continuemos desarrollándonos y disfrutando más de la vida. Además, esta orientación nos facilita mucho la búsqueda de un “alma gemela” con la que compartir nuestra felicidad.

2. Me gustaría hacerme rico y poder permitirme cada lujo

La riqueza material es uno de los objetivos que la mayoría de la gente se fija. ¿Por qué no debería? Poseer mucho dinero hoy en día significa tener mucha libertad y posibilidades. Los que son ricos financieramente pueden comprar mucho y divertirse mucho con él. Entonces, ¿cuál es el truco?

La trampa es que fácilmente uno llega a creer que uno sólo puede ser feliz y tener lujo con mucho dinero. Hay mucha gente que trabaja toda su vida para tener mucho dinero un día y yo mismo hice lo mismo. Pero en este cálculo aparentemente simple uno fácilmente pasa por alto tres hechos:

  1. Para ganar mucho dinero, se sacrifica mucho tiempo. ¡El tiempo es más valioso que el dinero!
  2. La verdadera riqueza no está en el dinero.
  3. Es difícil y agotador trabajar por dinero. Traer la verdadera riqueza a la vida es fácil y divertido.

Entramos en este mundo sin nada y lo dejamos sin nada. ¿No es una tontería que pensemos que realmente tenemos algo en el medio? ¿Para qué estamos haciendo todo este esfuerzo, de todos modos?

Como no podemos definir el sentido de la vida en general, sigo pensando que es la mejor idea definir un sentido nosotros mismos. Todos deben saber qué es lo que tiene más sentido para ellos. Pero uno debería preguntarse si realmente tiene sentido luchar por algo pasajero que podría perder su valor cada día.

¿No es mucho mejor luchar por la felicidad, el equilibrio, la alegría, la confianza en sí mismo, el amor, la diversión, el éxito personal y todas las demás cosas bellas de la vida?

Por supuesto, necesitamos dinero para sobrevivir en nuestra sociedad. ¿Pero necesitamos millones? ¿Necesitamos coches deportivos, barcos y casas enormes para ser felices? Si no respondes “sí” a esas preguntas, entonces no necesitas nada de esto.

Tengo buenas noticias para ti: La verdadera riqueza se alcanza mucho más fácilmente que todos estos bienes materiales.

Por lo tanto, el objetivo formulado al principio puede formularse de forma más positiva de la siguiente manera: Quiero ganar verdadera riqueza. Me gustaría ser rico en felicidad, alegría, amistad, salud, aventura y ganas de vivir.

Con un objetivo así en mente, ¡sólo se puede ganar!

3. Quiero vivir el mayor tiempo posible.

Muchas personas desean envejecer lo más posible para poder experimentar mucho. ¿Pero sólo se puede experimentar mucho cuando se envejece? ¿Por qué no utilizar el tiempo disponible con sensatez en lugar de especular sobre la vejez? Para ser honesto, es aún más difícil experimentar mucho en la vejez, porque los signos de los tiempos son muy duros para nosotros.

Un proverbio dice: “No es importante llenar la vida de muchos años. Es importante llenar tus años de mucha vida.”

¡Esta declaración habla por sí sola! No especulemos si vivimos mucho o no. No esperemos los momentos adecuados ni las ocasiones especiales. ¡Llena tu tiempo con vida! No lo dudes, pero experimenta lo que quieras experimentar.

Formular metas de vida

Si te fijas metas, asegúrate de que correspondan realmente a tus deseos. A medida que desarrollas tu personalidad, verás que tus intereses y prioridades cambian. No está mal si ajustas tus objetivos a largo plazo en consecuencia y los cambias ligeramente. Tus metas siempre deben ser fijadas de tal manera que te guíen en el camino correcto.

No te dejes engañar por lo que es socialmente aceptado o por lo que hacen los demás. Lo que importa en tu vida es lo que quieres y piensas que es correcto.

Gracias por estar en este Blog – me alegraría si compartes este articulo con tus amigos que creo que hay muchos que aún no se han percatado que si es posible salir de la rueda 🙂

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Cerrar menú