Azúcar refinada – Veneno dulce

Para muchos de nosotros, el uso del azúcar refinado ha sido durante mucho tiempo un hábito, creando una dependencia de este: azúcar en el café y el té, en los pasteles, galletas, comemos helados por la noche o una bebida dulce para combatir la sed. Sin mencionar el azúcar oculta que contienen algunos platos preparados, salsas, productos lácteos, etc., solo para que tengan una idea, el europeo consume en promedio más de 40 kg de azúcar al año.

A largo plazo, esta montaña de azúcar no solo genera exceso de peso y dientes dañados, les impresionaría las múltiples implicaciones negativas a las que conlleva. Antes de dejar de leer esto porque te dices a ti mismo “no hay manera de que coma tanta azúcar”, debes saber los siguientes datos curiosos.

El azúcar no está solo en aquellos alimentos que son obviamente “dulces”, también hay muchos “sospechosos poco llamativos”. Por ejemplo, una pizza hawaiana contiene aproximadamente 6 cubos de azúcar, un litro de cola aproximadamente 36. Los yogures, los copos de maíz y el pan también se endulzan con frecuencia.

¿Por qué los fabricantes de alimentos agregan azúcar a tantos productos?

La pregunta de por qué el azúcar adicional está escondido en casi todos los alimentos procesados es fácil de responder: porque permite a los fabricantes de alimentos obtener mayores ganancias.

La razón de esto es simple. Como consecuencia de la evolución, el sabor dulce del azúcar atrae a casi todas las personas, provocando que automáticamente hagamos un mayor consumo de esos productos. Esto se debe a que nuestros antepasados (incluso en la Edad de Piedra) a menudo tenían muy poca comida disponible, por lo que necesitaban grandes fuentes de energía. Estas fuentes de energía contenían una gran cantidad de calorías, por consiguiente, también altos niveles de azúcar, ajustando asi el gusto de nuestros antepasados como consecuencia.

Hoy en día, en las sociedades occidentales la mayoría de la gente tiene a su disponibilidad una gran variedad de alimentos, sin embargo, al ser un punto relativamente reciente, nuestro deseo por sabores dulces aún permanece. La información que sigue a continuación nos ayudará a ver este tema con más detalle.

El azúcar tiene muchos nombres

Los fabricantes de alimentos a menudo intentan engañar a sus consumidores al usar diferentes tipos de azúcares en sus productos. A primera vista, el cliente que desconoce sobre el tema difícilmente puede identificar la cantidad de azúcar en un producto en particular.

No importa si es sacarosa, glucosa, fructosa, lactosa o maltosa, todas contienen azúcares refinados que tienen efectos muy similares en el cuerpo humano. En última instancia, es insignificante para el cuerpo si el azúcar proviene de frutas, malta o leche.

Entonces, ¿cuál es exactamente el impacto del azúcar en el cuerpo humano? ¿Y qué tan peligroso es el azúcar realmente? ¿Cómo afecta el azúcar a nuestro cuerpo?

Es bien sabido que el azúcar puede conducir al aumento de peso y a la mala dentadura, pero pocos sabemos que el consumo de éste también conduce a la presión arterial alta, aumenta el riesgo a ser propensos al Alzheimer, la osteoporosis, la artritis y el cáncer. Por lo tanto, no es de extrañar que las personas que regularmente consumen mucha azúcar mueran, en promedio, mucho antes que una persona que regula la cantidad de azúcar que consume.

Los estudios actuales también muestran que el azúcar tiene un efecto negativo y duradero en el rendimiento de nuestro sistema inmunológico. La cantidad promedio de azúcar consumida por día es suficiente para debilitar significativamente el sistema inmune. Esto, a su vez, reduce las defensas del cuerpo contra bacterias, virus, hongos y parásitos, lo que significa que el cuerpo humano se vuelve más susceptible a enfermedades.

En grandes cantidades, el consumo de azúcar también influye en nuestro nivel de azúcar en la sangre y el equilibrio hormonal, pues al aumentar rápidamente el nivel de azúcar en la sangre, el páncreas se ve forzado a producir una cantidad equivalente de insulina incrementada para compensar este aumento. Si esto sucede a menudo, con el tiempo puede conducir a una resistencia a la insulina, dando como resultado, que el cuerpo también produzca más cortisol, la hormona del estrés, quien tambien tiene un efecto negativo en el sistema inmunitario.

¿Por qué el azúcar conduce al aumento de peso?

La razón por la cual el azúcar nos engorda es porque el cuerpo convierte el azúcar en grasa de dos a cinco veces más rápido que la energía. En términos simplificados, esto significa que nuestro consumo de azúcar alimenta directamente nuestras células de grasa. Además, una parte del azúcar se metaboliza adicionalmente a través del hígado, lo que, con el tiempo, también afecta al hígado.

¿Cuáles son las consecuencias PESADAS de nuestro deseo de azúcar?

Como se describió anteriormente, el exceso de azúcar puede provocar un aumento excesivo de peso, y esto, a su vez, está directamente relacionado con el desencadenamiento de otras consecuencias, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades del corazón. Dato curioso, en muchos países europeos, más del 45% de la población tiene sobrepeso.

El aumento excesivo de peso, la diabetes y otras enfermedades secundarias, además de afectar directamente la salud de cada persona, causan también costos al sistema de salud en Europa de miles de millones de francos suizos por año. ¿No lo habían pensado, verdad? La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado recientemente una nueva recomendación para el consumo de azúcar, que establece que debe reducirse hasta representar menos del cinco por ciento de la energía que se consume diariamente. Si logra reducir su consumo de azúcar a 25 g por día (incluidos todos los azúcares ocultos), lograra seguir las pautas de la OMS para una salud sostenible.

Entonces, ya sabemos que el azúcar refinado no es muy beneficioso para la salud humana, sin embargo, es difícil para nosotros prescindir de él, las razones son muchas.

Definitivamente se debe a la disponibilidad constante de azúcar, está contenido en tantos productos que tienes que buscar activamente alimentos que no contienen azúcares agregados. Por otro lado, es dulce y conduce a una cierta sensación de dependencia, influye en nuestro sentido del gusto y está directamente dirigido a la publicidad, lo que hace que lo asociemos con emociones positivas.

Un claro ejemplo son los refrescos estadounidenses cuyos anuncios muestran a hombres jóvenes con relucientes torsos que hacen girar las cabezas de las mujeres, otros anuncios de soda incluso dan a sus consumidores la promesa de ‘alas’ y productos como Milchschnitten y Yogurette se presentan expresamente como promotores de salud a través del énfasis en la leche que contienen, sin referencia a su inmenso contenido de azúcar.

La siguiente lista muestra algunos productos y su contenido de azúcar:

  • Azúcar en los alimentos (por 100 g / 100 ml)
  • Cereales para el desayuno 28 g
  • Turrón, se extiende a 40-55 g
  • Puré de manzana ca. 16-18 g
  • Frutas enlatadas ca. 10-20 g
  • Frutas secas 40-50 g
  • Confitería congelada 10 g
  • Café instantáneo 8-11 g
  • Latte macchiato refrigerado ca. 9 g
  • Té helado 6-8 g
  • Limonada 8-10 g
  • Bebidas lácteas para niños ca. 10 g
  • Barras de cereales 5-40 g
  • Ketchup 16-22 g
  • Salsa de barbacoa 10-20 g
  • Aliños de ensalada 4-8 g
  • Helado de vainilla ca. 25 g
  • Gummy bears 45-60 g
  • Chocolate caliente en polvo ca. 75 g

Resumen

¿Cómo deberíamos alimentarnos ahora? ¿Tenemos que vivir sin dulces y azucares? ¿Evitar a partir de ahora todas las frutas dulces y alimentos naturales ricos en azúcares naturales? De hecho, vamos a hacer una excepción, recomendamos comer más de este último porque estos alimentos contienen nutrientes vitales y vitaminas valiosas, que por increíble que parezca ayudan a disminuir la liberación de azúcar en el torrente sanguíneo.

Recomendamos, además, mirar más de cerca el valor nutricional de los alimentos envasados y considerar los diferentes tipos de azúcares, porque en muchos casos los términos son engañosos. En lugar de azúcares convencionales, los fabricantes utilizan jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, azúcar invertido o maltodextrina, como se describió anteriormente. Todos estos tipos de azúcar aumentan el nivel de azúcar en la sangre, son tan dañinos para la salud como el azúcar convencional.

Sin embargo, hay algunas alternativas al azúcar que tienen un menor impacto en la sangre y, por lo tanto, representan una posible alternativa, en pequeñas cantidades.

Una alternativa natural al azúcar es el xilitol, también conocido como azúcar de abedul. Apenas aumenta el nivel de azúcar en la sangre y hay evidencia de que el xilitol tiene un impacto antiinflamatorio, así como un posible beneficio para los dientes.

El néctar de la flor de coco es otra alternativa al azúcar convencional. Se obtiene del néctar de las flores de los cocoteros y contiene un índice glucémico bajo, lo que significa que tiene muy poco impacto en el nivel de azúcar en la sangre (¿Dónde se puede obtener?)

Como se detalla en el módulo de nutrición, recomendamos una dieta balanceada con la menor cantidad posible de alimentos procesados. Además, le recomendamos que controle su propio consumo de azúcar y, si es necesario, reduzcalo severamente.

Deja un comentario