Qué carro me conviene? ¿Qué carro equivale a mi estructura de activos?

De acuerdo, me gustan los autos, y mucho. Su forma, su fuerza, la rápidez con la cual se movilizan al acelerar. Incluso de niño, tenía una idea precisa de cómo se vería mi automóvil en el futuro.

Pero a pesar de lo mucho que soy fan de la movilidad, un automóvil es financieramente solo un artículo de consumo. Y uno más, que generalmente pierde valor rápidamente. Por lo tanto, debes prestar atención a algunas cosas, para que la compra de un carro no se convierta en una tumba financiera.

Mientras que en otros blogs financieros cantan una canción sobre la vida sin carros, trato de introducir una visión un poco más amplia por aquí.

En mi opinión, vivir sin carro sin tener mucha pérdida de calidad de vida, solo es posible para jóvenes que viven en la ciudad. Cuando empiezas a formar familia y hay niños es mucho más útil y conveniente tener un carro por que te permite además ahorrar mucho tiempo al movilizarte.

En general, no creo en las prohibiciones, por lo que no puedes esperar ningún tipo de renuncias fanáticas por mi parte. Como siempre, se trata de lograr la mayor calidad de vida posible manteniendo una gran prosperidad financiera.

Si lo haces bien, poseer y operar tu propio auto no tiene que costar mucho.
Los siguientes pensamientos deberían ayudarte a mantenerte en movimiento sin tener que hacer grandes pérdidas financieras.

Principio 1: Nunca compres un auto nuevo

Los automóviles pierden valor rápidamente y, como se describió anteriormente, son principalmente un artículo de consumo. Dependiendo del año y el fabricante, tienen una vida útil aproximada de 200,000 a 250,000 km de kilometraje y duran entre 15 y 25 años dependiendo del cuido, los factores ambientales y los hábitos de manejo.
Y lo sé, si todos acabaran por comprar más autos usados, la idea no funcionaría. Pero como no todos han leído este artículo y mucho menos lo viven, pueden confiar en que hay suficientes personas financieramente irrazonables que regularmente compran autos nuevos y venden sus autos usados.

Principio 2: Nunca compres un automóvil con dinero prestado
Como ya se describió en otra parte, los créditos de consumo conducen casi sin excepción al encarcelamiento financiero. Excepto por el financiamiento de bienes inmuebles o, en ciertos casos, por el inicio de un trabajo/negocio por cuenta propia.

No encuentro motivos razonables para solicitar un préstamo privado, porque pagas intereses innecesarios y entras voluntariamente en una dependencia temporal y financiera.

Incluso si un préstamo de consumo se mercadea actualmente barato debido a las bajas tasas de interés, habrías negociado un mejor trato al pagarlo en efectivo. Si todavía no cuentas con el dinero para el automóvil, esa es una clara señal de que quieres comprar «demasiado carro por tu presupuesto» o que hasta ahora has hecho algo malo en tu vida. Pero puedes corregir eso ahora.

Principio 3: Considera cosas como ahorro de combustible, código de impuestos o estadísticas de desglose antes de comprar
Internet ofrece cientos de resultados de búsqueda usando una simple búsqueda en Google con el modelo exacto del carro de tu interés, que proporciona información sobre el consumo, problemas técnicos conocidos o incluso impuestos específicos del país. Recomiendo encarecidamente a cualquiera que busque dicha información antes de realizar una compra para evitar sorpresas desagradables posteriores en la gasolinera o en el taller de su elección.

Principio 4: Escucha las opiniones de los mecánicos, ellos saben lo que están haciendo 🙂
Este es un tema muy subjetivo ahora. Pero en varias discusiones con amigos mecánicos me aseguraron que los vehículos que menos problemas ocasionan provienen sistemáticamente de Japón. Por tanto ¿Por qué no deberíamos tener esto en cuenta para nuestra próxima decisión de compra y dar prioridad a marcas fábricadas en ese país?
Tarde o temprano todos deberíamos de preguntarnos: ¿Cuánto puedo pagar por un carro? ¿Cuál opción es la óptima entre comodidad en un lado y no perder el camino hacia la libertad financiera por un carro por el otro lado?

Aquí hay algunas recomendaciones personales:

  • Como estudiante
    ¿Realmente necesitas un auto? Si vives en una habitación compartida en la ciudad cerca de la universidad, puedes movilizarte la mayor parte en bicicleta o en transporte local. ¿Qué tal un auto pequeño con transmisión manual? Precio de compra 3000 – 4000 €. Te servirá otros 3-5 años, tiene bajo consumo y las piezas de repuesto son fáciles de conseguir.
  • Después de algunos años de empleo con una riqueza neta de, digamos, al menos € 80,000

Los primeros pasos hacia la independencia financiera se han dado. ¿Alcanzas una tasa de ahorro mensual del 40% y más? Entonces puedes incluso disfrutar de una compra divertida. ¿qué tal un Mazda MX5 usado por unos 10.000 euros?

Espera – no te asustes. Algunas personas no van a estar de acuerdo con mi fascinación por los carros. Pero si que puede tener sentido comprar un carro para pasarla bien. Y ese automóvil puede brindarte años de diversión con la atención adecuada sin que tenga que aceptar grandes pérdidas financieras.

  • Familia financieramente independiente con activos de siete dígitos:
    Tiene muchas ventajas, incluso en una situación de vida financieramente independiente, obtener un buen auto usado hasta un máximo de 15 000 €. Por un lado, esto no crea envidia entre amigos y vecinos, menos valores permanecen inactivos en el área e incluso pequeños daños no te afectan tanto.
    ¿Cómo manejas la compra del auto? ¿Qué cosas son particularmente importantes para ti?

Escribe tu opinión en la sección de comentarios.

Deja un comentario