¡Diseña tu propia vida!

En el artículo anterior he querido compartir con ustedes mi apreciación sobre el camino que nos ha tocado recorrer a muchos de nosotros en el transcurso de nuestra existencia en este planeta que llamamos vivir, cuando muchas veces somos desde pequeños las marionetas del circo de nuestra sociedad.

Podemos decir a menudo que llevamos una vida exitosa y feliz?

Después de haber aprobado la escuela, debes de seguir preparándote para la escuela de la vida…entre más estudios y preparación tendrás más éxitos en tu vida..!? Has escuchado esto al igual que yo durante el transcurso de los años??

En el mejor de los casos sales de la universidad, con muy buenas notas, consigues una beca para una maestría, inmediatamente te ofrecen un trabajo con un salario bastante estable, todo va bien con respecto a tu plan para ser una persona exitosa y con una buena cuenta bancaria, en el afán de acumular dinero nos olvidamos de vivir, pero a penas surge este pensamiento viene el aumento de salario, así que no importa, recordemos que en nuestra sociedad entre más tienes más eres.

Sin darnos cuenta nuestra vida se convierte en algo monótono, sabes que debes levantarte todas las mañanas a la misma hora, ir a trabajar (probablemente en uno que odias) y tu principal motivación son las cuentas que debes de pagar, los lujos que quieres mantener, si eres consumista no puedes olvidar la ropa de marca, aquel bolso Louis Vuitton que tanto ¨necesitas¨ y los zapatos Salvatore Ferragamo que no pueden faltar. ¿Te has dado cuenta de cuantas cosas hacemos con tal de encajar en la sociedad? Es increíble que la mayoría de las personas se endeudan por mantener apariencias, y se engañan a sí misma convirtiendo estas apariencias en una necesidad. Si lo analizáramos un poco se darían cuenta de que es una completa locura, llegamos a querer seguir estereotipos o modas solo por obtener un estatus. ¨En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos, por lo que esperamos ser¨, esta frase de William Shakespeare aun en nuestra actualidad define perfectamente nuestra realidad. Pero no nos desviemos, este será un tema del que estaremos escribiendo próximamente.

Recapitulemos, entre los estudios primarios, secundarios, universitarios, los diplomados, posgrados y maestrías se nos fueron por lo menos nuestros primeros 25 años de existencia, posteriormente nuestra prioridad número uno es encontrar un trabajo por lo menos estable, si podías trabajar mientras estudiabas, mejor, recordemos que en la mayoría de los países para poder jubilarte tuviste que trabajar por lo menos entre 10 a 15 años, si empezaste a los 25 para cuando tengas entre 35 y 40 años ya habrás cumplido con el tiempo necesario para exigir tu pensión, pero a como todos saben, uno de los principales requisitos es que tengas por lo menos entre 63 y 67 años, solo así podrás ¨gozar¨ de tu retiro, ¿en serio crees que a esa edad podrás disfrutar? ¡Ni siquiera tenemos la certeza de estar vivos para ese entonces!

No pretendo ser parte de todas las personas que a lo largo de toda tu vida han querido decirte que hacer, sin embargo, te propongo algo, ¡Diseña tu propia vida! No te sientas obligado a seguir plantillas o esquemas ya trazados, borra todo aquello ya impuesto, bocetea en una hoja en blanco, sin miedo a equivocarte, aventúrate a tomar caminos largos y de vez en cuando tomar algún atajo, atrévete a tomar decisiones guiadas por el corazón y deja de vez en cuando a un lado la razón. Viaja, conoce nuevas culturas y tradiciones, aprende nuevas lenguas, vive la experiencia de nuevas religiones, abre tu mente y amplia tu visión del mundo. Deja atrás las excusas, opta por estudiar lo que te gusta sin importar la demanda que tenga en tu país, sin importar lo que digan los demás, no bases tus decisiones en complacer a tu familia o ¨amigos¨, sé tú mismo, original y natural. Lo que importa es que procures ser el/la mejor, la mejor artista, el mejor nadador, el mejor músico, la mejor estilista,  la mejor forense de tu ciudad, el mejor exportador de café del país. Encuentra el equilibrio entre las responsabilidades, el trabajo y tus pasiones, no te prives de los pequeños placeres que están justo ahí, en frente. Y si no encuentras un trabajo que te permita vivir entonces créatelo tú mismo, usa tus propios medios, crea tu propia empresa, no generes solo plazas de empleos, genérales oportunidades de vida.

Eso es lo que realmente te hará feliz, la satisfacción y el verdadero éxito está en vivir y dejar de simplemente existir, no conviertan los números de tu cuenta bancaria en una prioridad, solo manteniendo un balance entre lo que te genera ingresos y lo que te hace sentir vivo lograrás prolongarte en el tiempo.

Deja un comentario